dissabte, 4 de gener de 2014

Déjame.

"Déjame, que te cuente, una historia con las manos, que te sepan caramelo, que me estrelle con tu boca, que eyacule en tu barriga, que me siembre en tu agujero, que te grite como un cerdo." 
-Poncho K. 


Déjame que te lleve a mi cueva oculta, donde las sombras hacen luz y los papeles se escriben con la voz.
Déjame que te cante una canción al oído, acompañada de acordes de guitarra con sus gemidos de cuerda.
Déjame que te cuente un cuento, que más que un cuento sea un drama para que bajes la guardia.
Déjame que te diga que me pones, que me arde el corriente sanguíneo desde que has llegado aquí.
Déjame guiar tus pasos por un camino lleno de demonios donde los ángeles son cómplices y los pecados son las leyes.
Déjame dirigir un ataque suicida y desorganizado hacia tu cuerpo que me abra las puertas de tus entrañas.
Déjame que te entre a lo bestia, sin rodeos ni vergüenzas, que no te dé tiempo a pensar.
Déjame que bese esos labios llamativos y provocativos a cada palabra que pronuncian.